24.3.07

Quien sabe....sabe

Aqui en Burgos durante el verano del año 2000, y gracias a Martin, mi antiguo jefe y actual amigo, tuve la oportunidad de conocer y escuchar a Jose Luis Orihuela disertar sobre Internet y la cultura digital, de manera magistral y con gran clarividencia, como ha demostrado el discurrir de los años. Por cierto siempre he lamentado no poder participar en la cena posterior a la que fui invitado. Unos años despues encontre eCuaderno, su weblog, del cual soy visitante fiel, asiduo y agradecido. Me permito entresacar algunos clarificadores fragmentos de una entrevista que concedia a el Confidencial Digital:
Los blogs no son periodismo, ni nuevo ni viejo. Los blogs son otra cosa y allí es donde radica su magia y su fuerza.

La influencia de los blogs se produce en primer lugar de forma vírica en el marco de la propia blogosfera y en segundo lugar a través de los medios convencionales, que finalmente acaban recogiendo algunos de los memes más exitosos que circulan entre los blogs. De todas formas insisto: la inmensa mayoría de los bloguers no pretenden hacer periodismo ni les interesa influir en la opinión pública. Escriben acerca de los que les gusta porque les da la gana y todo lo demás les trae sin el menor cuidado.

No me creo los blogs de los políticos, salvo honrosas excepciones
______________________________

tags technorati :

2 comentarios:

Es lo de menos dijo...

Yo tampoco me creo las blogs de los políticos porque:
- no las hacen ellos
- las usan como mero intrumento propagandista (¿cuantas blogs han sido creadas recientemente de candidatos a las municipales...?
- no permiten la libertad de expresuón porque moderan la entrada de comentarios que no sean afines a ellos (en el fondo pienso que hasta los comentarios los escriben ellos mismos o gente de su entorno)

Sicho esto, ole por las blogs de los NO POLITICOS que nos aportan tantas cosas desde diferentes puntos de vista

Sr.K dijo...

Lo que más me llama la atención de la cita que haces es la firmación de que los blogs no son nada que tenga que ver con el periodismo. Es cierto que un blog ni es un cuaderno de bitácora, ni es una web, ni es un foro, pero es todo eso a la vez.

Creo que simplemente con dejarnos llevar por ellos a donde quieran ir y no teniendo miedo a lo nuevo podremos conservar la blogosfera con cierta independencia.